El ritual de la Paella - Azulero de la Casa de Valencia en MadridEn Valencia, el ritual de preparación de la paella al aire libre, se realiza desde hace más de tres siglos por los hombres y eso se perpetúa de padre a hijo, a lo largo de todas las generaciones de Valencianos.

La psicología de la paella

El que quiere cocinar un plato especial para un día especial decide a menudo hacer una paella.
Y en todas las regiones de España y del sur de Francia, Narbonne, Béziers, del norte en Nîmes pero también en el oeste en Toulouse, o este en Marseille, son a menudo los hombres que deciden cocinar una paella al aire libre.
Detrás de estos hechos, hay varios factores psicológicos que entran en juego.

Los símbolos de la paella

  1. El fuego
    El ancestral rito del fuego forma parte integrante de la elaboración de la paella.
    Este es el componente mítico y mágico que empuja el Hombre a oficiar la ceremonia, con todos los rituales barrocos que lo acompaña. El fuego, con todos sus símbolos ambivalentes, representa la purificación & el castigo, la potencia & la ligereza del impalpable, la atracción & la repulsión.
    Como para la ceremonia purificadora, el hombre integra esos cuatro elementos básicos :
    El fuego, la tierra, el agua & el aire.
    El fuego se apoya sobre la tierra, que ha dado todos esos alimentos, es el elemento físico que provoca con el agua la cocción por ebullición, y el aire que aviva el fuego, condensa el vapor de agua que, enfriándose, vuelve al recipiente abierto al aire libre…
  2. El grupo
    Cocinar una paella es un acto social, que se realiza al aire libre entre amigos.
    La preparación es larga, la cocción también. Y este largo momento de cocina es a menudo compartido entre hombres, aunque las familias no están lejos.
    Es la oportunidad de ser acompañado & ayudado por sus amigos.
    Un gran momento para compartir, a menudo acompañado de vino.
  3. El machismo
    El ritual de la cocción de la Paella - Azulero de la Casa de Valencia en MadridSocial pero sobre todo masculino. Porque es fuera de la cocina y lejos de toda connotación femenina que eso sucede.
    El cocinero desea demostrar públicamente sus capacidades a realizar un plato complicado & barroco, para el cual es extremadamente difícil obtener el punto óptimo de cocción.
    En consecuencia, si consiga, su éxito es aplaudido, y siente la emoción del artista bajo los aplausos del público.
  4. La abundancia
    La constitución de la paella hace que se ve la mayoría de los ingredientes.
    Si a esto añadimos el gran tamaño del plato, estamos en la simbólica de la abundancia devuelta por el cazador, que regresa alimentar su clan.
    Tanto más cuanto que el arroz, que se digiere lentamente, produce una agradable sensación de saciedad.

Todas esas sensaciones de placer físico & psicológico, consciente & inconsciente, como la satisfacción de conseguir ese plato, esa demostración de fuerza & de maestría, sus sabores, esta degustación compartida hasta la digestión entre comentarios, felicitaciones y bromas alrededor del que ha cocinado, son una parte esencial de la razón del éxito mundial de la paella de Valencia.

Texto inspirado del libro de Lourdes March “El libro de la paella y de los arroces”